Errar es Humano pero...

¡Echarle la culpa a otro es más humano todavía!

¡Uy! ¿Viste el ruidito que hacía Juan con la lapicera? ¡¡como molestaba!! ¡Estaba insoportable! ¿No les pasó nunca algo así? ¿Se pusieron a pensar que a veces uno acusa y señala demasiado rápido? Hoy queríamos contarles sobre el fundamento de la Gnosis.

En situaciones así, como en cualquier situación que nos irrita, nos entristece, nos genera envidia o lo que sea! en realidad nosotros no estamos viendo más que un “reflejo de nosotros mismos”.
Qué queremos decir con esto, ¿que si el otro nos parece molesto nosotros somos molestos? mmm... bueno si lo quieren poner en esos términos… ¡Sí! Aunque no seamos tan literales, vamos a ver de qué se trata.

Esto en términos Gnósticos se llama “acusarse a sí mismo” y es parte de la Psicología Revolucionaria que cada uno debe aplicar en su vida si quiere mejorar o simplemente cambiar. Nos enseñan que hay en cada uno de nosotros algo que nos amarga la vida y contra lo cual necesitamos luchar firmemente…

Pongámoslo así. A veces cuando uno comenta algo que nos molesta pero al otro no le preocupa (el ruidito de la lapicera que parecía algo trágico) y ahí nos damos cuenta que no es algo OBJETIVO, sino más bien SUBJETIVO y que pertenece a nuestra forma de INTERPRETAR. Ahora si pudiéramos cambiar esa forma de interpretar que nos angustia… ¿no les parece que cambiaría la situación? Esto se debe a que nosotros vemos el mundo a través de nuestros propios “lentes” que representan nuestra interpretación. Si pudiéramos cambiarlos o simplemente quitarlos, entonces veríamos el mundo con más “claridad”, y es a esto a lo que se le llama CONCIENCIA. En tanto sigamos creyendo que la culpa es del otro por hacernos enojar siempre vamos a depender de lo que pase afuera para sentirnos bien o mal. ¡Se los dejamos picando!

Errar es Humano pero...

¡Echarle la culpa a otro es más humano todavía!

¡Uy! ¿Viste el ruidito que hacía Juan con la lapicera? ¡¡como molestaba!! ¡Estaba insoportable! ¿No les pasó nunca algo así? ¿Se pusieron a pensar que a veces uno acusa y señala demasiado rápido? Hoy queríamos contarles sobre el fundamento de la Gnosis.

En situaciones así, como en cualquier situación que nos irrita, nos entristece, nos genera envidia o lo que sea! en realidad nosotros no estamos viendo más que un “reflejo de nosotros mismos”.
Qué queremos decir con esto, ¿que si el otro nos parece molesto nosotros somos molestos? mmm... bueno si lo quieren poner en esos términos… ¡Sí! Aunque no seamos tan literales, vamos a ver de qué se trata.

Esto en términos Gnósticos se llama “acusarse a sí mismo” y es parte de la Psicología Revolucionaria que cada uno debe aplicar en su vida si quiere mejorar o simplemente cambiar. Nos enseñan que hay en cada uno de nosotros algo que nos amarga la vida y contra lo cual necesitamos luchar firmemente…

Pongámoslo así. A veces cuando uno comenta algo que nos molesta pero al otro no le preocupa (el ruidito de la lapicera que parecía algo trágico) y ahí nos damos cuenta que no es algo OBJETIVO, sino más bien SUBJETIVO y que pertenece a nuestra forma de INTERPRETAR. Ahora si pudiéramos cambiar esa forma de interpretar que nos angustia… ¿no les parece que cambiaría la situación? Esto se debe a que nosotros vemos el mundo a través de nuestros propios “lentes” que representan nuestra interpretación. Si pudiéramos cambiarlos o simplemente quitarlos, entonces veríamos el mundo con más “claridad”, y es a esto a lo que se le llama CONCIENCIA. En tanto sigamos creyendo que la culpa es del otro por hacernos enojar siempre vamos a depender de lo que pase afuera para sentirnos bien o mal. ¡Se los dejamos picando!

TIP 2 PARA LA MEDITACIÓN: PSICOANÁLISIS

Antes que nada si todavía no conocés mucho del tema te invitamos a que leas nuestro artículos sobre ¿qué es meditar? Acá te presentamos la segunda clave para ir logrando una buena MEDITACIÓN. Este tip nos invita a “indagar e investigar el origen de cada pensamiento, recuerdo, afecto, emoción, sentimiento, resentimiento, etc., conforme van surgiendo en la MENTE.” ¡Es decir Volvernos Detectives de Nuestra Mente!

¿Por qué?

En un principio hay que entender, como ya mencionamos, de que la meditación no sólo es una práctica sino un estado. Imaginémonos por un momento que estamos todo el día corriendo de un lado para el otro con preocupaciones, enojos, alegrías, etc., esto va a generar en nuestro interior determinado “estado”, sea emocional, psicológico, físico, e incluso espiritual, normalmente al estado que se genera se lo llama “estrés”.

Esto sucede principalmente porque cuando aparecen esos pensamientos, recuerdos, afectos, emociones, etc., no nos encargamos de entender concientemente por qué se originan. Queda entonces en nuestro interior una “indigestión” de tipo psicológico - emocional que allí permanece y nos incomoda o preocupa aunque no entendamos del todo por qué.

Ahora, ¿qué tiene qué ver esto con la meditación? Si acumulamos todas esas tensiones, entonces a la hora de meditar vamos a tener un estado interno desfavorable que tardaríamos mucho en revertirlo.

¿Solución?

¡¿No prestaste atención?! ¡Ya la dijimos! Indagar e investigar el origen de cada pensamiento, recuerdo, afecto, emoción, sentimiento, resentimiento, etc., conforme van surgiendo en la MENTE.

¿Cómo se hace eso? REFLEXIÓN SERENA. En esta segunda regla existe AUTO-DESCUBRIMIENTO y AUTO-REVELACIÓN.

Busquemos durante el día la serenidad. Cuando nos encontremos pensando podemos buscar el origen del pensamiento, cómo encontráramos la punta de un hilo y lo fuéramos siguiendo de vuelta al principio del mismo, entonces podríamos observar cómo se suceden las asociaciones mentales que no nos mantuvieron distraídos y aún preocupados. A través de este método podemos ir descartando la asociación mecánica. Del mismo modo podemos proceder con las emociones, recuerdos, etc. ¿Se entiende? ¡Cualquier cosa nos pueden escribir! ¡Saludos!

Foto: Pixabay.com